2/9/13

LA MANCHA VERSUS MANCHUELA


Mientras tomo un cafe en una terraza del centro de Vigo con un viejo amigo este me pregunta cual podría ser el símbolo que mejor podría identificar La Mancha. Podría ser el viento, le digo, o los viñedos  y como no Don Quijote. La Mancha es el corazón de España, el centro que une norte con sur y este con oeste, tierra surcada de caminos por los que durante siglos se ha vertebrado el territorio peninsular. Y al hablar de caminos surge Don Quijote desplazándose por todas las direcciones de la llanura infinita, bajando a las tierras fronterizas de Sierra Morena, recorriendo las tierras de Montiel, cruzando los campos de Calatrava y San Juan, avanzado hacia las sierras conquenses camino de Zaragoza por los paisajes de San Clemente y Rús. Eterno viajero acompañado de Sancho que siempre regresa al punto de partida, como los manchegos que nunca dejamos de serlo y siempre soñamos con volver. 

¿Crees, me dice mi amigo, que Cervantes refleja en Don Quijote la geografía de La Mancha y que se puede deducir  que conocía el territorio y sus costumbres o que escribía de oídas.? Cervantes, le digo,  conocía La Mancha sobradamente y así lo refleja en la obra cumbre de la literatura española desde la descripción de las bodas de Camacho en tierras albaceteñas, hasta la vida en las posadas pobladas de arrieros, trajinantes, cómicos de la legua, labradores, hidalgos y damas que van y vienen desde Andalucía a Levante, desde Levante a la corte o bajaban, como el vizcaíno, desde el norte en busca del sur.  Otra vez los caminos, tierra de caminos es La Mancha, tierra de fusión, celtas con iberos, romanos con hispanos, árabes con cristianos, siete siglos de reconquista dejaron su impronta y Don Quijote desde la ensoñación buscando en los caminos la aventura imposible de un tiempo acabado. Con su muerte, recobrada la sensatez, rodeado de los suyos, Alonso Quijano de quien "la muerte no triunfó de su vida con su muerte" da sentido y proyección a una tierra que aún no ha descubierto todas su potencialidades. 

Tiene La Mancha, me dice mi amigo, el reto de encontrar y potenciar una marca que la proyecte universalmente, como Santiago ha universalizado Galicia. Y ahí tenéis  a Don Quijote acompañado por Sancho. Me hablas de caminos, pues si el poeta dijo que se hace camino al andar, comenzar ya.

Escribo sobre La Mancha, de la que forma parte Sisante por mas que mentalidades municipales y oscuras se empeñen en situarnos en la manchuela. ¿No serían los batanes de El Batanejo los que molestaban en su dormir a Don Quijote y Sancho?. Seguro que mi amigo Ramón (Quintín) estará de acuerdo en que los batanes eran los de El Batanejo.

Juan Francisco Martínez-Herrera


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario