13/8/13

VIRGEN DE AGOSTO


Lamentablemente para mi no estaré el14 de agosto, mañana, al mediodía, en el atrio del Convento de las Clarísas de Sisante, para trasladar a la Virgen del Tránsito de la Asunción desde la clausura a la Iglesia conventual. Me lo impide alguna complicación surgida en los últimos días sobre mi salud y será una de las pocas veces a lo largo de mi vida en que no haya podido cumplir con la devoción  que me inculcó mi madre en mis primeros años y con una tradición que ya está próxima a cumplir 200 años.

Agosto es un mes de Vírgenes que bajo las mas diversas advocaciones llaman a la devoción y a la fiesta a lo largo y lo ancho de la geografía española. En Sisante la devoción mariana se inició con la construcción de la ermita de la Concepción, donde se venera también una imagen de Nuestro Padre Jesús, talla de la escuela cordobesa cuyo origen nace en la necesidad de tener un Nazareno que se pudiera procesionar al no hacerlo la talla de La Roldana convertida en el patrón de la villa.  La devoción a la Inmaculada Concepción se remonta a los primeros años del S. XVII y su ermita fue construida en lo que entonces era extramuros del actual casco urbano del pueblo, como se ha podido deducir de un documento en latín que en su día encontró y me facilitó Herminio Sanz. 

Habrían de pasar 200 años para que la llegada a Sisante a profesar como monja de Rafaela Perez-Valiente, el 10 de febrero se cumplieron 200 años de sus votos,  marcara definitivamente la devoción a la virgen. Convertida en abadesa en 1817 revolucionó el convento e incluso al pueblo, instituyó la fiesta del centenario, abrió colegio para niñas, se carteaba con Fernando VII, de quien consiguió el regalo de una túnica para el nazareno  y adquirió una virgen del Tránsito de la Asunción cuya devoción inculcó al pueblo. Ella misma lo escribió "de los misterios de María Santísima, el que siempre ha arrobado todo mi afecto ha sido su gloriosa Asunción y apacible tránsito, devoción que procuré introducir en esta casa y aun en el pueblo, haciendo traer una hermosa imagen del Tránsito... El 15 de agosto, que fue el Tránsito de María Santísima, hacemos una gran función muy devota, con procesión a la noche... después sacamos la imagen a la iglesia y todo el pueblo viene a visitarla...".

La madre Rafaela consiguió su objetivo, el nombre de Asunción se repite una y otra vez en los libros de bautismo de la parroquial y la Virgen de Agosto se acabó convirtiendo de hecho en la patrona del pueblo, sin menoscabo de Santa Catalina, como lo fue el Nazareno sin menoscabo de su discípulo San Bartolomé.

Lo siento Paca, lo siento sor Consuelo, lo siento sor Yamileth, pero mañana no podré saludarlas. Será otro año.

Juan Francisco Martínez-Herrera

   



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario