13/8/13

VIRGEN DE AGOSTO


Lamentablemente para mi no estaré el14 de agosto, mañana, al mediodía, en el atrio del Convento de las Clarísas de Sisante, para trasladar a la Virgen del Tránsito de la Asunción desde la clausura a la Iglesia conventual. Me lo impide alguna complicación surgida en los últimos días sobre mi salud y será una de las pocas veces a lo largo de mi vida en que no haya podido cumplir con la devoción  que me inculcó mi madre en mis primeros años y con una tradición que ya está próxima a cumplir 200 años.

Agosto es un mes de Vírgenes que bajo las mas diversas advocaciones llaman a la devoción y a la fiesta a lo largo y lo ancho de la geografía española. En Sisante la devoción mariana se inició con la construcción de la ermita de la Concepción, donde se venera también una imagen de Nuestro Padre Jesús, talla de la escuela cordobesa cuyo origen nace en la necesidad de tener un Nazareno que se pudiera procesionar al no hacerlo la talla de La Roldana convertida en el patrón de la villa.  La devoción a la Inmaculada Concepción se remonta a los primeros años del S. XVII y su ermita fue construida en lo que entonces era extramuros del actual casco urbano del pueblo, como se ha podido deducir de un documento en latín que en su día encontró y me facilitó Herminio Sanz. 

Habrían de pasar 200 años para que la llegada a Sisante a profesar como monja de Rafaela Perez-Valiente, el 10 de febrero se cumplieron 200 años de sus votos,  marcara definitivamente la devoción a la virgen. Convertida en abadesa en 1817 revolucionó el convento e incluso al pueblo, instituyó la fiesta del centenario, abrió colegio para niñas, se carteaba con Fernando VII, de quien consiguió el regalo de una túnica para el nazareno  y adquirió una virgen del Tránsito de la Asunción cuya devoción inculcó al pueblo. Ella misma lo escribió "de los misterios de María Santísima, el que siempre ha arrobado todo mi afecto ha sido su gloriosa Asunción y apacible tránsito, devoción que procuré introducir en esta casa y aun en el pueblo, haciendo traer una hermosa imagen del Tránsito... El 15 de agosto, que fue el Tránsito de María Santísima, hacemos una gran función muy devota, con procesión a la noche... después sacamos la imagen a la iglesia y todo el pueblo viene a visitarla...".

La madre Rafaela consiguió su objetivo, el nombre de Asunción se repite una y otra vez en los libros de bautismo de la parroquial y la Virgen de Agosto se acabó convirtiendo de hecho en la patrona del pueblo, sin menoscabo de Santa Catalina, como lo fue el Nazareno sin menoscabo de su discípulo San Bartolomé.

Lo siento Paca, lo siento sor Consuelo, lo siento sor Yamileth, pero mañana no podré saludarlas. Será otro año.

Juan Francisco Martínez-Herrera

   



9/8/13

LA SANGRE DE TODOS

El  miércoles anterior al descarrilamiento del tren Alvia Madrid-Ferrol había viajado yo en el mismo tren hasta Vigo, en ruta compartida hasta la ciudad de Orense con las unidades que concluyen su viaje en Ferrol. Un viaje tranquilo, cómodo, que en el último año ha reducido el tiempo de viaje con Madrid en cerca de dos horas. Viajar desde Galicia a Madrid fue hasta hace año y medio un penoso ejercicio de paciencia, sobrepasando, en muchas ocasiones, las diez horas para recorrer una distancia cercana a los 700 kilómetros, algo realmente impresentable en la primera década del siglo XXI.  Hoy el viaje se realiza en seis horas y media a la espera de la conclusión del nuevo trazado de alta velocidad.

Pero el desgraciado accidente de Santiago de Compostela en la curva de Anglois ha desatado la cacería del culpable , deporte muy nuestro, como se desató con el Prestige y se volverá a desatar cuando se produzca una nueva catástrofe que conlleve víctimas o grandes daños materiales. Encontrar un culpable y si son varios y además son políticos mejor, parece que alivia el dolor, mitiga el sufrimiento y, sobre todo, no nos deja pensar en la fragilidad de la condición humana impotente ante las fuerzas que desatan la tragedia. 

Cada uno siente las tragedias en concordancia con su sensibilidad, con su entendimiento de la vida y de la muerte, con el consuelo de sus creencias y actúa en consecuencia. Las decenas de personas muertas en Anglois merecen sobre todo respeto y el respeto implica el no utilizarlas para fines espurios. Su sangre es la sangre de todos, incluyendo en estos todos al conductor del tren Alvia que en dos minutos fatídicos se le trunco su vida al ser el  sujeto escogido por el destino para ponerle rostro a la tragedia. 

Algunos titulares de los periódicos en los días inmediatos al accidente son tremendos, uno de ellos me parece especialmente estúpido y un insulto para la inteligencia, "la alta velocidad mata", y las escopetas, la navajas, el tabaco, los automóviles , los aviones, los autobuses, la electricidad, el fuego, el agua y las hachas de silex de nuestros antepasados. Todo puede ser convertido en instrumento de perdición. ¿Titularía el mismo periódico la muerte de un ahogado escribiendo "el agua mata"?. Creo que las víctimas no se merecen tan grosera utilización de su tragedia, las víctimas merecen que sus vidas sirvan para evitar otras tragedias investigando exhaustivamente las causas y poder mejorar las medidas de seguridad.

Seguiremos viajando en tren y pidiendo que la duración del viaje sea cada vez menor, seguiremos pensando que la naturaleza está a nuestro servicio y seguiremos olvidando que la condición humana es frágil y que tiene marcado su destino final sea cual sea nuestra condición en esta vida.

Juan F.Martínez-Herrera