18/11/11

20 DE NOVIEMBRE,TODOS A VOTAR

Quedan pocas horas para la cita con las urnas, una cita muy especial por la grave situación que vive nuestro país después de siete años de zapaterismo. El domingo la respuesta de los ciudadanos a las políticas que nos han llevado a esta situación debe ser contundente para que Mariano Rajoy tenga el respaldo necesario para actuar con energía, con rigor y con sentido común y abra una puerta a la esperanza de tiempos mejores para todos.

En estos últimos días, los colaboradores principales del zapaterismo están haciendo esfuerzos casi agónicos para trasladar a los españoles el miedo a la derecha. Sanidad, educación y  pensiones son sus argumentos, argumentos trasnochados que revelan, al utilizarlos, un profundo desprecio a la inteligencia de los ciudadanos. Frente a tantas insidias la respuesta debe ser contundente, diáfana, cristalina.

Rajoy no va a bajar las pensiones, Rajoy no va a privatizar la educación ni la sanidad, al contrario, Rajoy gobernará para garantizar los derechos en pie de igualdad de todos los españoles, derechos que, actualmente, gracias al entreguismo del zapaterismo a los nacionalistas, está conculcado en muchas comunidades autónomas rompiendo el principio constitucional que hace a los españoles iguales ante la Ley en derechos y obligaciones.

Hoy un político socialista, el alcalde de Vigo decía que el defiende la ciudad mientras el PP defiende a los empresarios en un alarde de demagogia que nos devuelve al pasado. Claro que hay que defender a las empresas y los empresarios. La ciudad, el pueblo, son elementos abstractos, siempre el PSOE a la sombra de la abstracción, por el contrario las empresas, los empresarios, son conceptos reales, generan bienes y servicios, pagan impuestos, crean puestos de trabajo, son los que sumando esfuerzos hacen las ciudades, son los que le dan vitalidad a la sociedad. Rajoy, en las antípodas del alcalde Vigo, declaraba también hoy en una emisora de radio, que si cada pequeña empresa de todas las existentes en España contratara mañana un trabajador, uno solo, el paro descendería automáticamente en casi un millón y medio de personas. Este es el objetivo, una política que logre primero uno, luego dos o tres nuevos trabajadores por empresa, verdad que sería una maravilla. Todos a votar a Mariano Rajoy.

Juan F. Martínez-Herrera E.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario