18/11/11

20 DE NOVIEMBRE,TODOS A VOTAR

Quedan pocas horas para la cita con las urnas, una cita muy especial por la grave situación que vive nuestro país después de siete años de zapaterismo. El domingo la respuesta de los ciudadanos a las políticas que nos han llevado a esta situación debe ser contundente para que Mariano Rajoy tenga el respaldo necesario para actuar con energía, con rigor y con sentido común y abra una puerta a la esperanza de tiempos mejores para todos.

En estos últimos días, los colaboradores principales del zapaterismo están haciendo esfuerzos casi agónicos para trasladar a los españoles el miedo a la derecha. Sanidad, educación y  pensiones son sus argumentos, argumentos trasnochados que revelan, al utilizarlos, un profundo desprecio a la inteligencia de los ciudadanos. Frente a tantas insidias la respuesta debe ser contundente, diáfana, cristalina.

Rajoy no va a bajar las pensiones, Rajoy no va a privatizar la educación ni la sanidad, al contrario, Rajoy gobernará para garantizar los derechos en pie de igualdad de todos los españoles, derechos que, actualmente, gracias al entreguismo del zapaterismo a los nacionalistas, está conculcado en muchas comunidades autónomas rompiendo el principio constitucional que hace a los españoles iguales ante la Ley en derechos y obligaciones.

Hoy un político socialista, el alcalde de Vigo decía que el defiende la ciudad mientras el PP defiende a los empresarios en un alarde de demagogia que nos devuelve al pasado. Claro que hay que defender a las empresas y los empresarios. La ciudad, el pueblo, son elementos abstractos, siempre el PSOE a la sombra de la abstracción, por el contrario las empresas, los empresarios, son conceptos reales, generan bienes y servicios, pagan impuestos, crean puestos de trabajo, son los que sumando esfuerzos hacen las ciudades, son los que le dan vitalidad a la sociedad. Rajoy, en las antípodas del alcalde Vigo, declaraba también hoy en una emisora de radio, que si cada pequeña empresa de todas las existentes en España contratara mañana un trabajador, uno solo, el paro descendería automáticamente en casi un millón y medio de personas. Este es el objetivo, una política que logre primero uno, luego dos o tres nuevos trabajadores por empresa, verdad que sería una maravilla. Todos a votar a Mariano Rajoy.

Juan F. Martínez-Herrera E.

10/11/11

PIDO EL VOTO PARA RAJOY

A los que por curiosidad, amistad, casualidad o cualquier otra razón, leáis este artículo, los ilustrados a la moda le llaman "post", os pido, les pido, el voto para Mariano Rajoy el próximo día 20 de Noviembre. Vaya casualidad que el señor Zapatero eligiera el 20 de Noviembre para celebrar la consulta electoral, cuando ya ni los mas nostálgicos se acuerdan de los decesos, uno fusilado y el otro en la cama, ocurridos en otros 20 de Noviembre. Si todos votamos a Rajoy se habrá cumplido el sueño del señor Zapatero: el deceso de toda su política, de toda su fantasía, de todo su talante  tan vacuo como esperpéntico y se abrirá una puerta al futuro, a un tiempo nuevo, sin duda de esfuerzo, sudor y lágrimas que restituya a España el derecho a la esperanza. O sea que en vez de dos, los nostálgicos podrán celebrar tres decesos por el mismo precio.

Conozco a Mariano Rajoy hace muchos años, le vi en 1981 pegando carteles en unas elecciones autonómicas en Galicia que fueron la primera victoria electoral, contra el miedo y la ignorancia, de Alianza Popular. Fui diputado provincial con él como presidente de la Diputación de Pontevedra, cuando inaugurábamos tendidos eléctricos o se instalaban teléfonos públicos en los núcleos rurales, le acompañé durante unos cuantos meses cuando ejerció de vicepresidente de un gobierno de la Xunta de Galicia acorralado por las ambiciones de tránsfugas y oportunistas, le acompañe en su primera campaña al Congreso de los diputados y he seguido su carrera política sin que nos debamos nada, en todo caso disfrutando de sus éxitos y unidos por el hilo de la amistad.

Pero estas, que son cuestiones personales, no son las razones para pedir el voto para el. Pido que se le vote porque desde el conocimiento que tengo de su personalidad tendremos un Presidente de España, presidente de una nación que no será un concepto, versión Zapatero, discutido y discutible; porque sus actos serán siempre guiados por el sentido común, "sentidiño" que dicen en Galicia; por su honradez y su honestidad intelectual; por su intuición para generar equipos de trabajo y su capacidad para el análisis de los problemas y su diagnóstico, con la frialdad del admirador de Ortega, para aplicar soluciones desde ella seriedad, el rigor y la prudencia.

También es posible que la "roja" que tantas veces juega de "blanco" vuelva a ser con Rajoy la selección de España.

Gracias por vuestro voto.

Juan F. Martínez-Herrera E.