11/9/11

COSPEDAL Y SISANTE, SEGUNDA PARTE (Carta abierta a nuestra Preesidenta)

Querida Presidenta:

Hace unos días me dirigía a usted desde este blogg para decirle que no se podía olvidar de Sisante en estos días en que sus vecinos y otras muchas personas de la comarca celebran el Centenario de la llegada a la villa de Nuestro Padre Jesús Nazareno, imagen que solo es sacada en procesión cada cien años y que se venera en el convento de Clarisas Franciscanas de esta localidad que forma parte del territorio que usted gobierna.

Tenía la impresión de que usted visitaría nuestro pueblo y nos acompañaría, al menos unas horas, en estas fechas jubilares y, aunque la esperanza es lo último que se pierde, me temo lo peor, lo peor para usted mas que para nosotros. Y mis temores nacen de la lectura de su saluda publicado en el programa de estas fiestas del centenario.

Vera usted, de la lectura del  mismo se deducen dos cuestiones de forma inmediata: la primera, que usted, a quien supongo bien informada, no leyó el citado saluda y la segunda, derivada de la primera, es que nuestra señora presidenta, como le ocurría al coronel de García Márquez, no tiene quien le escriba con el rigor y la sensibilidad que el acontecimiento se merece.

Pensará usted o se lo dirán sus asesores, que este asunto es una tontería que no merece mas comentarios y en eso yerran. Yerran, porque la importancia nace de que las pequeñas cosas,- total un saluda-, califican los comportamientos y definen las relaciones del que administra con los administrados.  Me dicen que no vendrá a Sisante y líbreme Dios  de inmiscuirme en su apretada agenda, pero si admitiera una sugerencia yo le pedería que venga a Sisante, que visite el convento y medite unos minutos delante del Nazareno. Al Nazareno de Sisante le pedimos los que creemos que el representa a Cristo/Dios camino del Calvario y, también, los que no lo creen. 

El próximo 14 de septiembre nos juntaremos en Sisante varios millares de personas a las que nos unen muchas cosas, cosas  en las casi nunca pensamos, como lo es nuestro origen, los muertos que duermen bajo estas tierras, unas veces calcinadas por el sol y agrietadas por la sequía y otras endurecida por los hielos que cortan la savia y queman la vida y cuando esas cosas ocurren nos queda, como escribía Miguel de Unamuno refiriéndose a otra venerada imagen, “el Cristo formidable de esta tierra”, el que mas nos une.
Presidenta, no nos defraude.

Juan Francisco Martínez-Herrera Escribano 

7/9/11

SISANTE, VIVA LA FERIA

Dios está azul
La flauta y el tambor anuncian ya
la cruz de primavera (Juan Ramón Jiménez)


Venían, creo que desde algún pueblo de las estribaciones de la serranía de Cuenca, con su pita y su tambor. En aquel entonces, a mi me parecía el hombre de la pita un señor muy mayor;  al del tambor, sin saber porque, lo recuerdo siempre mas joven. Se colocaban delante de la Ermita de la Concepción, Trini, con su camisa morada o algún otro hombre parecido a Trini, sacaba la bandera de Nuestro Padre Jesús y la pita y el tambor, como en el verso de Juan Ramón la flauta, anunciaban la fiesta del Nazareno y su cruz,  mientras alguien bailaba la bandera ante los ojos pasmados de los niños.

 Unas horas antes, la expectación se producía en la cochera de Bartolo: llegaba la animadora, que casi siempre venía de Valencia, para animar la verbena, mientras en la plaza finalizaba la colocación de las quincallas y en la placeta se probaban las barcas voladoras.

Víspera de la Feria, 13 de septiembre de cualquier año comprendido en las décadas de los cuarenta y cincuenta del pasado siglo. En las eras solo quedaba el zumaque, pregúntenle a cualquier joven y les dirá ¿ zuma…qué?, la paja ya estaba en los pajares y el olor de la vendimia ya se presentía….En la posada de Chirrin, con mucho pino y mucho romero se acotaba la pista del baile y se montaba, sobre tablones de madera el ambigú para la sesión vermouth, con mucha aceituna rellena, almendras salada y gambas cocidas mas saladas que las almendras. Se tomaba vermouth rojo y en la sesión café, mientras se disparaban las miradas al escote y la raja de la falda de la animadora, que mostraban la exhuberancia de sus gracias naturales, aun se bebía coñac.

El alcalde inauguraba la feria soltando globos de papel que muchas veces no ascendían y otras tampoco, porque alguno les cortaba el vuelo, escondido en el árbol de la Concepción, con su tirachinas; se encendían las luminarias y se bajaba al convento y la noche se remataba con los toros de carretillas qué, como pasa con los otros toros, eran mas bravos que los de ahora.

Aquellas ferias eran un paréntesis de alegría en unos años difíciles para la inmensa mayoría, un tiempo que se congelaba, entre pasado y futuro, entre siega y vendimia. Había tres sesiones de cine, Silvana Mangano bailando el Bayón, se celebraban bodas, alguna la recuerdo de modo especial, en el local de Gilete, antes de la ferretería de Lorenzo, había tiradas de pichón en el campo de Camino Hondo, se boleaba en el camino de las caleras, y se disputaban carreras de cintas o se trepaba por un poste enjabonado para coger algo en la cima del mismo.

Fue un tiempo vivido por muchos sisanteños que ahora, viviendo lejos del pueblo, volvemos para escuchar los ecos de la pita y el tambor, ver volar la bandera de Nuestro Padre Jesús, recordar el olor a pino y romero y a tierra mojada de aquellas verbenas, que sin mayores pretensiones, nos sumergían en la magia de los días felices.

También volvemos para ver lo que muchos de nuestros padres no pudieron ver: salir del Convento a nuestro Padre Jesús.

  1. Juan Francisco Martínez-Herrera Escribano

5/9/11

¿POR DONDE ENTRÓ EL NAZARENO EN SISANTE?


¿Cómo fue la llegada de la imagen de Nuestro Padre Jesús a Sisante en las últimas horas del 13 de septiembre de 1711 o en las primeras del día 14?, ¿ qué calles recorrió hasta su llegada al convento?. Son preguntas sin respuesta documentada. Hasta el día de hoy no se ha encontrado ningún documento que nos ilumine ese momento tan especial para la vida posterior de Sisante. Tampoco la tradición oral nos ayuda en esta cuestión.

En el archivo del convento no se ha encontrado hasta ahora,  digo hasta ahora porque la esperanza nunca se pierde, algún documento que nos aclare dos cuestiones fundamentales: la primera, las condiciones en que fue adquirida la imagen y la escritura de la compra; la segunda, como llega la imagen a Sisante y que celebraciones se realizaron con tal motivo.

En el archivo parroquial  está la descripción que hace sobre Sisante  el párroco Francisco Javier Montón en los años finales del siglo XVIII, unos ochenta años después de la llegada de la imagen y en ella dedica una parte al convento y a la imagen con datos recogidos de la tradición oral, datos que también están recogidos en el librito de la novena editado ya en el siglo siguiente.

¿Dónde están los documentos que sin duda se extendieron en el momento de la compra de la imagen a los herederos de Luisa Roldán y también donde se encuentra la documentación del encargo real a su escultora de cámara con las estipulaciones correspondientes al precio de la misma, plazos de entrega, destino etc..?. No tengo la menor duda de que esta documentación existió y tampoco dudo de que algún día pueda ser encontrada.

Alguna de las respuestas pueden estar en los archivos de la Compañía de Jesús, pues fueron los jesuitas protagonistas importantes en el proceso fundacional del beaterio. Son ellos los encargados por el obispo de Cuenca de instruir el expediente para la autorización del beaterio, otro jesuita el padre Diego López viaja con frecuencia desde San Clemente a Sisante para predicar durante esos años, el padre Rejón acompaña a Hortelano en sus gestiones en Madrid para la adquisición del Nazareno, el padre Gallo es el probable autor de la “ Noticias históricas de la fundación…”, obra prologada en su segunda edición por otro jesuita, el padre Duránd y un tercer jesuita, el padre José Rodríguez entrega en 1713 Nuestra Señora de las Injurias al convento.

Los jesuitas estaban instalados en San Clemente, donde tenían colegio y sus relaciones con Hortelano debieron ser muy intensas. En los años clave de este proceso el Rector del Colegio era el padre Bartolomé Alcazar, personaje influyente en Madrid, este jesuita fue en el año 1713 uno de los fundadores de la Real Academia de la Lengua y primer titular de la silla F mayúscula. Desgraciadamente, la expulsión de los jesuitas por Carlos III provocó la pérdida de numerosa documentación que probablemente fue sacada de España y depositada en Roma.
Fueron los jesuitas y no otras personas los principales valedores de Cristóbal Hortelano y por supuesto los que mas le ayudaron en sus trabajos fundacionales.(1)

Sin documentación, sin crónicas de la época, sin testimonios que pudieran haberse trasmitido de forma oral, solo nos queda la lógica y el sentido común para imaginar como fue la llegada a Sisante de la imagen de Nuestro Padre Jesús en las últimas horas del viernes 13 de septiembre y las primeras del sábado día 14 de 1711. Se sabe que era noche cerrada pues comenzaba el día 13 el ciclo lunar y la negrura de la noche solo podía romperse con antorchas y luminarias que alumbraran el camino de la expedición que traía la imagen al pueblo. 

El camino desde Madrid a Sisante en la época que tratamos podía hacerse por dos rutas, prácticamente las mismas que hoy en día, saliendo por Vacia Madrid y siguiendo camino por Tarancón en la vía a Valencia o saliendo con dirección a Ocaña desde donde se tomaba la ruta de Murcia. En el primer caso se llegaba a Villares del Saz y desde allí se bajaba a Sisante y San Clemente por Santa María del Campo, Cañavate, Villar de Cantos y Vara de Rey y en el segundo, o llegando a Minaya y desde esta a Sisante por Pozo Amargo o tomando el desvió del Provencio a La Alberca y San Clemente para continuar por Vara de Rey. Salvo el caso de Minaya ,todas las rutas pasaban por Vara de Rey.

En buena lógica debemos pensar que la comitiva llegó a Sisante desde Vara de Rey, por el camino murciano, camino que seguía la misma ruta que el camino romano que bordeaba Sisante y por lo tanto entró en el pueblo por su entrada principal, donde se alzaba el rollo y la picota, símbolos de su villazgo adquirido en 1634. También entra en la lógica que se dirigieran al convento por la calle principal, pasaran por delante de la iglesia y el ayuntamiento en la placeta y bajaran por la cuesta al convento. En 1711 la puerta principal de la iglesia se encontraba en la placeta y el ayuntamiento, con edificio con soportal anterior al actual en el mismo lugar que hoy día. Es de suponer que el pueblo, avisado de la llegada, llenara las calles para recibir a Nuestro Padre Jesús. (2)


Juan Francisco Martínez-Herrera Escribano


1.- Páginas 58 a 63 de “La Fuerza del Silencio”, del autor.
2.- “La hora de Sisante”, prologo a la 2ª edición de la “Fuerza del Silencio”

1/9/11

COSPEDAL ACUERDATE DEL CENTENARIO DE SISANTE

Estimada Presidenta de Castilla-La Mancha:

Como ya sabrá, o al menos pienso que debería saber, el próximo 14 de septiembre celebramos en Sisante el III Centenario de la llegada de Nuestro Padre Jesús al pueblo y desde aquella lejana fecha se convirtió en una referencia espiritual no solo para Sisante, sino para muchos lugares de La Mancha. Como curiosidad le diré que la abadesa que instituyó la fiesta del Centenar era de La Solana, pueblo manchego donde los haya y escogió Sisante para su vocación religiosa por su devoción al Nazareno. La madre Rafaela procedía de una familia aristocrática con capacidad de influencia en la corte lo que le llevó a conseguir la donación de una túnica para al Nazareno por parte de Fernando VII. Le recuerdo esto en el día que usted ha decido podar de forma vigorosa los presupuestos manchegos, lo cual supone una mala suerte para nuestro convento de clarisas, pues cuando gobernaban los otros no recibía ninguna ayuda para mantener un edificio de interés cultural, además de religioso, y cuando usted llega deberemos esperar a que su poda, como en las viñas, recupere la producción de uvas, es decir de euros.

La imagen que veneramos en Sisante  es el referente espiritual de los sisanteños y de miles de manchegos, como podría comprobar con la lectura de un novelita escrita en el siglo XIX por un ilustre paisano suyo, el marques de Molins, titulada "La Manchega". Por otra parte, cosa que también supongo que sabrá, la imagen fue tallada por una mujer, Luisa Roldán, caso único en la imaginería del barroco español y trasmite sentimientos y sensaciones que mueven a la piedad y provoca una emoción difícil de explicar.

Con todo ello querida Presidenta espero poder verla el día 14 de septiembre en Sisante. Si viene como presidenta muy bien y si viene como manchega a unirse con sus paisanos en el día que llevamos esperando desde hace 100 años mucho mejor. Como usted es una mujer inteligente espero que venga asumiendo las dos condiciones. Un inciso, también he invitado al señor Rajoy con el cual, en alguna ocasión, ha tomado usted café en uno de los mesones de la entrada a Sisante, o sea pueblo conocido para los dos.

Finalmente, creo que está usted en el buen camino, pues viña que no se poda ni da uvas ni da nada, pero pódela bien y deje los sarmientos necesarios para que los que menos tienen puedan seguir viviendo. Sin mas, reciba un atento saludo de un manchego que le confiere el beneficio de la duda.

Juan Francisco Martínez-Herrera Escribano